Desde 1984…

Fue en el año 1984 cuando un grupo de vecinos del barrio de San Marcelino, después de muchas reuniones, opiniones y quebraderos de cabeza decidieron crear una nueva Comisión Fallera en el barrio. La aceptación fue tal por parte del vecindario que el día 18 de junio de 1984 Junta Central Fallera dio la autorización para constituirnos como Falla.

Ésta, se plantaría por primera vez en marzo de 1985. Fiesta, alegría, diversión y ruido, mucho ruido quisimos dar los falleros en este pequeño barrio de Valencia. Por este motivo, el lema del primer monumento plantado fue “Els Sorolls” del artista Victor López.

Junta Central Fallera nos otorgó el número de censo 359. Como todos los comienzos, los de nuestra falla también fueron duros, a falta de un casal, las reuniones se celebraron en el bar Villamalea.

Un total de 31 mayores y 44 infantiles formaban nuestra comisión, capitaneados todos por D. Juan Pons Navarro (d.e.p.), primer Presidente de nuestra Comisión y se proclamaron como Falleras Mayores para este primer ejercicio a  la Sra. Mª Luisa Amorós Sanz y la niña Susana Molina Camps junto con su presidente Enrique Puchol Pérez.

Falleros con experiencia, otros sin ella, miembros de otras Comisiones, gente del barrio, foráneos, incluso de otras Comunidades Autónomas formarian parte de esta iniciativa, arrancada a modo de apuesta en el mismo bar Villamalea que servía de Casal.

Fueron años donde se trabajó duro para que la Falla fuera prosperando y pudiera seguir cumpliendo años. Una de las anécdotas más recordadas en este sentido son las guardias que hacían los falleros durante la semana fallera de 10 de la noche a 8 de la mañana porque el Casal no tenía puerta.

Sin duda las delegaciones más fuertes de los primeros años fueron infantiles y festejos. La delegación de infantiles tuvo un papel importantísimo ya que gracias al trabajo realizado, la comisión infantil subió como la espuma en años posteriores. Juegos como las carreras de sacos, el palo de jabón con premio al final, las piñatas de barro, los concursos de sombreros, el futbolín…mantenían entretenidos a los más pequeños y eran muy populares en nuestra Comisión.

En cuanto a la delegación de festejos, ya desde los primeros años se apostó fuerte para que la Falla tuviera esa alegría y esta fiesta que todavía nos caracteriza. De ahí que se participara aunque no siempre con éxito en los Rallys Humorísiticos que organizaba por entonces la Agrupación de Jesús, concurso que año tras año sigue siendo un éxito en nuestra falla. La verbena de San Juan también es ya una cita ineludible en nuestra comisión junto con la carrera popular que se celebra ese mismo día y que cada año tiene más éxito. A nivel lúdico hemos participado en campeonatos de parchís, truc, dominó, paellas…

A nivel deportivo, son muchas las actividades donde nuestra Falla ha participado y ha conseguido llenar nuestra vitrina de trofeos gracias a campeonatos de futbol, futbol 7, frontón, squash y petanca. La sección femenina también ha hecho sus pinitos organizando torneos de futrito y, como no, los memorables partidos entre solteros y casados.

A nivel cultural, contamos durante muchos años con un grupo de teatro que hizo las delicias de todos. Y la juventud se ha volcado en los concursos de play-backs. Pero no sólo eso, la falla ha estado representada en Junta Central Fallera gracias a Mercedes Ramírez, Paula Cuevas y  Lucia Clemente, componentes de las Cortes de Honor de la FM de Valencia del año 1986, de la FMI del año 1997 y de la FMI del año 2014 respectivamente.

También hemos vivido muchas emociones en estos años de vida. Ejemplo de ello son las tres visitas que la Mare de Déu ha hecho a nuestro casal en los años 90.

Ya en el siglo XXI, las redes sociales, y el ánimo de una juventud Fallera, con ganas de pasarlo bien, ha visto como gracias a los monólogos, espectaculos, fiestas, y sobretodo a las ganas de pasarlo bien, han hecho que la gente quiera formar parte de nuestra Falla. Pocos olvidaran el #TeRetoEnIngeniero Trending Topic en la primera ocasión que nos atrevimos con algo grande.

Es difícil resumir en unas líneas estos años de historia. Han pasado por nuestro casal muchos vecinos y amigos que han hecho posible que nuestra Comisión sea lo que es ahora.

Por esto y por otros muchos motivos, la falla Enginyer Josep Sirera – Pio IX es una Comisión llena de vida y actividad. Detrás de todas estas alegrías, desilusiones, trabajo, esfuerzo e ilusión hay muchos falleros y vecinos que han aportado su granito de arena para que nuestra falla pueda seguir adelante…